La Marimorena 2015

  • La Marimorena 2015
    Los vinos de Albariño huele a tierra mojada y a mar, a frutas verdes y ácidas. La Marimorena ya tenía una identidad. Un pescado “en los huesos”, desnudo y sincero como el vino que alberga. Nuestra misión era darle un contenido, crear un escenario donde contar su historia.

    La inspiración es una mezcla del teatro de marionetas oriental y los tatuajes “old School” de los marineros. Lleno de simbología y matices. El tratamiento en acabados perfila los trazos con relieves y golpes que le dan tacto además de color. La tinta termoreactiva indica el punto óptimo para su consumo, en un pequeño guiño en forma de lombriz enroscada. El resultado es una etiqueta que conserva su personalidad pero ensalzada y justificada. Ya sabemos a que se debía la sonrisa a medias de La Marimorena.

    Cliente: Casa Rojo